Galeduca contra el acoso escolar

Denunciar el acoso escolar es cosa de todos
ContactoNosotros

Di no al acoso escolar

En España, miles de casos de acoso escolar permanecen ocultos. No se registran oficialmente, ya sea como resultado de errores en la recogida de los datos por parte de la Administración, porque profesorado y padres y madres no saben cómo identificarlo y actuar, o porque las medidas que existen para atajarlo no están funcionando.

Por ello, desde Galeduca; academia situada en Ourense (Galicia) queremos luchar contra el acoso escolar dejando un protocolo en nuestra plataforma para que cualquier persona pueda denunciar que está siendo acosada.

Protocolo Acoso Escolar Galicia

A continuación, presentamos las partes más importantes del protocolo de acoso escolar planteado por la Xunta de Galicia. Si quieres información más detallada, puedes descargar el documento completo.

Primer paso para denunciar el acoso escolar

Para denunciar el acoso escolar, el primer paso es identificarlo.

Hay ciertos conflictos en el aula que no son acoso: como meterse el uno con el otro amistosamente, una discusión puntual o cualquier tipo de conflicto que se encuentre en un equilibrio de fuerzas. Estos también requieren de una respuesta, pero su planteamiento es diferente.

Para identificar y denunciar el acoso escolar tenemos que estar atentos a estas condiciones:

  • Intención de hacer daño: la persona afectada es una víctima concreta, que no puede defenderse, y el daño se realiza de forma consciente.
  • Conductas agresivas recurrentes: la víctima puede ser objetivo de nuevos ataques, se repiten las situaciones agresivas durante largo tiempo y de forma reiterada. El alumnado conoce los sucesos, pero se trata de esconder a los adultos.
  • Duración prolongada en el tiempo: un uso de poder desequilibrado entre la persona acosada y el acosador.

Tipos de acoso escolar

Podemos encontrar acoso escolar en modalidad activa pasiva, directa o indirecta y si se trata de casos relacionados con maltrato sexual podemos diferenciar mixto, acoso sexual físico o acoso sexual verbal:

  • Exclusión y marginación social: de forma activa no dejan participar a la víctima, y de forma pasiva, se le ignora.
  • Agresión verbal: directa (poner apodos, insultos), indirecta (hablar mal de la víctima cuando no está).
  • Agresión física: directa (golpear), indirecta (romper pertenencias, robar, esconder pertenencias…)
  • Maltrato: mixto (amenazas, chantajes), acoso sexual físico (actos concretos), acoso sexual verbal (comentarios).

Primer paso para denunciar el acoso escolar

Para denunciar el acoso escolar, el primer paso es identificarlo.

La mayoría de los actos de abuso ocurren dentro de los centros educativos, por lo que como padres lo primero que hay que hacer es hablar con los responsables del mismo. Una primera toma de contacto puede ser un escrito exponiendo la situación y solicitando soluciones, así como una entrevista personal con la dirección, los profesores o algún miembro del consejo escolar. Tampoco está de más enviar otro escrito al AMPA para ponerlos al corriente del problema.

Muchos centros tienen ya planes de contingencia para actuar en estos casos. Planes que deben activarse en cuanto exista la sospecha de que está produciéndose una situación de bullying.

¿Qué hacer si el colegio no hace nada ante el acoso escolar?

Si el colegio no toma medidas, o las que toma no se consideran suficientes, hay que acudir a los órganos territoriales de educación. La Inspección Educativa tiene protocolos de intervención específicos para estos casos.

La Inspección examinará detenidamente la situación y si detecta evidencias de acoso implantará un plan de intervención y hará un seguimiento del mismo. En casos de extrema gravedad pondrá en asunto en manos de la Fiscalía de Menores si estima que se ha cometido algún delito.

Actuación ante los tribunales

Si la vía administrativa no consigue poner fin al problema el siguiente paso para denunciar el acoso escolar es acudir al juzgado. 

Muchas veces el acoso escolar incluye conductas delictivas como las amenazas o las agresiones físicas. En este tipo de situaciones se puede acudir a la vía penal. En función de la gravedad de la conducta realizada se pueden imponer penas como el internamiento en un centro de menores en régimen cerrado o semiabierto, trabajos en beneficio de la comunidad o pena de libertad vigilada.

El acoso escolar causa daños tanto en la víctima como su entorno y esos daños morales deben ser indemnizados. Lo normal es que el pago de la responsabilidad civil corra a cargo de los agresores (o sus padres si son menores de edad). No obstante, si ha habido negligencia por parte del centro educativo, también se puede reclamar de forma subsidiaria una indemnización al mismo.

En cualquier caso, lo que se busca es que el acoso cese y que el niño afectado pueda volver a hacer su vida normal sin ningún tipo de miedo ni represalia por parte de nadie.

El acoso escolar no es una opción

A mi hija le encantaba el colegio. Pero el acoso escolar la sumió en la melancolía. Estaba triste y ansiosa. Perdió el apetito y peso. Sus notas bajaron muy deprisa.»

Contacta con nosotros

7 + 2 =